El futuro de los videojuegos es el streaming

Nicolas Camargo
|
22 de Marzo de 2019
El futuro de los videojuegos es el streaming

La semana pasada se revelo el proyecto en el que Google estaba trabajando desde 2018 (Conocido para ese entonces como Project stream) y es Stadia una nueva plataforma de streaming de videojuegos.

Con este proyecto Google asegura que puedes jugar cualquier video juego en cualquier dispositivo sin la necesidad de tener los requisitos necesarios en tu dispositivo y también te permite cambiar de un dispositivo a otro sin perder ni un segundo de tu partida.

El problema es que el streaming de un videojuego implica más recursos que con una película o una canción. Y es aquí donde una compañía del tamaño de Google con todos sus recursos puede hacer un proyecto tan ambicioso como este.

Para asegurarse que los servidores resistan, Google se está asociando con AMD para construir una GPU personalizada para sus centros de datos. Además, la compañia asegura que podrás jugar cualquier videojuego que desees desde tu navegador Chrome, por lo que la compañía está integrando todos sus servicios a esta plataforma incluso YouTube.

Otra de las grandes apuestas que hace la compañía es el nivel de integración entre YouTube y Stadia. La plataforma permitirá hacer transmisiones 4K de sus partidas en YouTube y los usuarios también podrán tomar turno para unirse a la partida de su youtuber favorito (crowd play).

Google también reveló un control que se conecta a través de la red Wifi de tu casa y que vendrá en 3 diseños diferentes. Además, sera compatible con cualquier dispositivo en el que estés jugando.

Uno de los primeros juegos que se lanzará además del Assassins Creed: Odissey, serán Doom Eternal, RiME, Rise of the Tomb Rider y NBA 2K y serán compatible con resolución 4K, HDR y juego de 60 fps. Lo mejor de todo, es que Stadia permitirá jugar en multiplataforma.

Sin lugar a dudas este es un gran paso para los videojuegos y si funciona puede significar un gran cambio en la industria y estaríamos entonces ante el fin de las consolas y los juegos físicos.